Blog

Causas de la Sensibilidad Cutánea

¿Alguna vez te has preguntado el porque tienes la piel sensible o simplemente haz aceptado el tenerla así?.  Si bien es cierto hay una predisposición genética, medicación, estilo de vida, etc. Existen otros factores que pueden influir o que a pesar que tienes la predisposición de sufrirlas hacen que se desarrolle aún más esa sensibilidad llegando a ser molesto.  Vamos a comprender un poco más de que se trata esto.

Pueden aumentar aún más esta lesión el frío, calor, viento, sol, contaminación debido a gases tóxicos por ejemplo que emiten los coches, transporte público, etc. El descenso de la temperatura y la humedad, aparecen en la temporada del invierno y de ambientes fríos dentro de nuestra casa. Provocan una disminución del contenido de agua que se encuentra en nuestra piel, que favorece no solo a la sensibilidad sino también a eritemas y quemazón de la epidermis.

Otros son nuestro estilo de vida, a quien no le gusta tomarse un café a primera hora del día es más sentimos que si no lo tomamos, parecemos unos muertos vivientes por la mañana. Alcohol en exceso, café, etc. Ojito con los productos de higiene facial y corporal muy astringentes esos que nos dejan la sensación como si llevaramos la piel como una seda y lo que está haciendo es cargarse nuestro manto protector, productos de afeitado, duchas excesivas con abuso de productos muy químicos EDTA, PEG, etc. Vigila lo que te estas aplicando en la piel, siempre les digo a mis clientas la piel es una tremenda chivata, cuando empieza hacer escándalo es porque algo no estás haciendo bien, tanto por dentro como por fuera tal vez hay algún alimento que te está ocasionando esta problemática. Claro la actividad laboral también influye si trabajamos expuestos a radiación ultravioleta, a la intemperie o trabajamos dentro de cámaras con altas temperaturas, excesivo calor en las cocinas, etc.

Ahora comentaré un poco de los factores internos como nuestro estado hormonal (ciclo menstrual y climaterio), piel susceptible a las quemaduras, manchas de la piel, si no llevas una buena hidratación (beber poca agua), sudor en exceso. Hay algunas enfermedades como la sensibilidad al acné por la inflamación que esta produce, eczema, psoriasis, rosácea, dermatitis atópica y dermatitis seborreica.

Luego hay que tener en cuenta factores psicológicos cuando más estresados, preocupaciones. Al igual que nuestras emociones influyen en el cambio de nuestra piel. Lamentablemente las personas que están más predispuestas a sufrir de esta sensibilidad son las personas con piel clara, seca y muy fina. Lo notaran porque la piel empieza a descamarse, aparecer signos como arañas vasculares muy pequeñitas que producirán el cambio de la coloración de la piel, empeoran si nos exponemos a cambios de climas bruscos.

Dentro de los cosméticos si padecemos de este tipo de sensibilidad tenemos que evitar ingredientes como etanol por encima del 15%, glicoles como propilenglicol o butilenglicol, trietanolamina, corticoides, ácidos como alfa hidroxiácidos que superen el 10% de concentración.

Si eres de aplicarte ácidos hay que tener en cuenta la frecuencia, las pieles que presentan esta sensibilidad no son candidatas a ciertos ácidos porque lo que ocasionará es que empeoren las manifestaciones cutáneas. Evitar algunos aceites esenciales como limonero, neral, eugenol, linalol, geraniol. Peelings con scrub o gommage son muy agresivas debido a la fricción que producimos cada vez que lo aplicamos.

Siempre que te vas aplicar algún producto en el rostro consulta al especialista de confianza, es el que mejor te puede asesorar y evitar que este problema empeore cada vez más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *