Blog

Pérdida de Cabello ¿Es una cuestión de edad?

Para conocer un poco más los detalles acerca del porque vamos perdiendo el cabello tenemos que conocer un poco más a nuestro aparato Pilosebáceo, porque nuestro cabello deriva del epitelio de este folículo.

El folículo piloso es una estructura epitelial tubular (el bulbo piloso), que contiene una zona de dermis especializada denominada papila pilosa. Esta se halla derivada por terminaciones nerviosas mielinizadas y no mielinizadas y con abundantes vasos sanguíneos de pequeño tamaño, pero que a pesar de ser pequeños reciben una gran afluencia vascular; el cabello cuanto más grosor y tamaño más vascularización necesita. En el bulbo piloso existen muchas células germinativas las mismas que se encuentran en el vello corporal, estas dan origen al tronco piloso (pelo). Estas células tienen 3 capas: capa de Henle, una capa gruesa y están llenas de Tricohialina, la cutícula tiene láminas de queratina, en el bulbo piloso se encuentra la matriz capilar donde se generan los elementos que constituyen el cabello y la papila dérmica de la cual nuestro cabello recibe el alimento que es llevado por la sangre. Además, contiene sus vainas radicular interna y externa y hay un espacio alrededor del tronco piloso, donde se vierte el producto de la glándula sebácea (sebo).  

Las personas de cabello oscuro presentan abundantes melanocitos activos en la capa del bulbo piloso, que suministran melanina a las células, la médula y la cutícula que no están pigmentadas o mejor dicho sin color. También encontramos al músculo erector que es el que nos produce la piel de gallina cuando estamos expuestos al frío. Una vez conocido alguna de sus partes para no hacer tan técnico este artículo. Vamos a definir qué es el pelo:

El cabello es una proteína que nace desde la piel, tiene las invaginaciones epidérmicas como ya hemos visto el folículo piloso, que llega a la dermis gracias a la división celular gracias a las interacciones de células madre de origen ectodérmico (desde el desarrollo del embrión). Estas interacciones producen cambios morfológicos en el cabello durante el ciclo folicular.

¿Cómo es su crecimiento?

Tiene 3 ciclos: Ciclo anágeno: de 2 a 6 años (periodo de crecimiento) constituye la mayor parte. Ciclo Catágena: 3 semanas ciclo reposo. Ciclo ‘Telógeno 3 meses (periodo de caída).

¿Qué alteraciones podemos encontrar?

Podemos encontrar cabello seco, graso, debilitado y con descamaciones en el cuero cabelludo. Nuestro cabello graso tiene un exceso de lubricación producida ¡¡por la glándula sebácea, si equilibramos nuestro manto protector nos puede ayudar a que no se transforme en una dermatitis seborreica que es muy molesto porque nos genera un picor excesivo. Hay que tener en cuenta que esto también está estimulado por nuestros andrógenos (hormonas masculinas, una de sus funciones es generar las características masculinas).

¿Y la alopecia?

Pues hay dos hormonas encargadas de que nos quedemos sin cabello. Una son los andrógenos, ellas son las que se encargan de reducir las proteínas en el cabello y acortan nuestra fase anágena, con lo cual nos crecerá menos el cabello, volviéndolo más fino y que se rompa con mayor facilidad. Por otro lado tenemos los estrógenos que son las hormonas femeninas que favorecen su producción y normalizan las estructuras. 

Pero ojo no son los únicos que intervienen, a veces nosotros añadimos la guindilla al pastel y sometemos al cabello a temperaturas extremas donde se ve afectada la vascularización. Someter a nuestro cabello a utilización de químicos, secadores, planchas, tinturas, alisados, etc. también contribuye a esta pérdida. 

¿Podemos hacer algo para evitarlo?

Hay remedios naturales como el ginseng, la camelia, el romero y ortiga en shampoos tienen gran beneficio de regular la glándula sebácea además de evitar la caspa, es un antiandrógeno, el tomillo por sus propiedades seborreguladoras, la menta restablece el manto epicutáneo, la cebolla, rica en quercetina un flavonoide esencial para los folículos capilares de esta manera favorecerá al crecimiento, otro gran aliado que me encanta es la Chía, rica en antioxidantes, ácidos grasos, minerales, fósforo y zinc que ortalecerá nuestro folículo piloso con lo cual nuestro cabello crecerá fuerte y sano.

También hay pastillas que podemos encontrar en la farmacia como minoxidil, folcres, fermogényl, entre otros. También podemos consultarlo con nuestro médico especialista en cuero cabelludo.

Y en cuanto a tratamientos estéticos para la caída del cabello les recomiendo: alta frecuencia, iontoforesis, electroporación, corrientes galvánicas, vacumterapia, radiofrecuencia, láser, terapia de nappage, bioestimulación, mesoterapia. Todos estos nos ayudarán a fortalecer el cuero cabelludo, el folículo piloso, a regular las glándulas sebáceas, mejorar la circulación y disminuir la colagenasa.

Como siempre les menciono, la alimentacion es clave y algunos suplementos nos podrían ayudar a evitar la caída de cabello, sobre todo los alimentos ricos en quercetina como ginkgo, cardo mariano, té verde, espino blanco, ajo, la manzana, entre otros.

Espero haberte ayudado a despejar las dudas y ver que hay soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *